CLOT DE LA HOUNT – VIGNEMALE desde el valle de Ara y por el collado de Oulettes

CLOT DE LA HOUNT y VIGNEMALE

Vamos a ascender al Clot de La Hount y al Pique Longue del Vignemale desde el collado de Oullettes, que se encuentra en la cresta fronteriza que separa el valle de Ara del de Gaube. Se puede acceder a él desde Gaube por el collado de Mulets o desde el fondo del valle de Ara directamente.

Ascender hoy al Vignemale requiere, por lo normal, pasar en coche al lado francés, bien a Gavarnie o bien al valle de Gaube, incluso andando desde Panticosa. Yo miraba esa mole y quería encontrar la manera de subirlo por la vertiente española.

 

Macizo del Vignemale, Clot de la Hount y del Balaitous desde la llanura francesa.

 

Como he relatado antes, fue en la guía Ollivier en donde pude encontrar una buena ruta con la que cumplir mi propósito, así que aquí relato una ruta para ascender al Clot de la Hount y al Gran Vignemale (Pique Longue) desde el valle de Ara en la vertiente aragonesa. Nosotros la hicimos desde San Nicolás de Bujaruelo porque es una perfecta ocasión para atravesar el valle de Ara, pero se puede hacer también desde los Baños de Panticosa.

 

Clot de la Hount - Vignemale desde collado Arcatille

Pique Longue y Clot de la Hount. Glaciar del Clot de la Hount.

Desde el collado de Arcatille. Vertiente del valle de Ara.

 

Tal y como la planteamos, requiere de 4 o 5 horas el primer día para remontar el valle de Ara, fácilmente 10 horas el segundo para alcanzar la cima del Clot de la Hount o del Vignemale, bajar a Gaube y volver al valle de Ara, y unas 4 el tercer día para recorrer de vuelta el valle, aunque se puede variar, por ejemplo, haciendo la segunda noche en Gaube y pasando así un tiempo (y un desnivel) del segundo día al tercero.

San Nicolás de Bujaruelo (1.400m.) – Base del collado de Mulets (2.337 m.)  4h-5h.

 

Tengo oído que el valle del rio Ara es el más largo del Pirineo, y me lo creo. Nace al pie del macizo de Vignemale y llega hasta Aínsa. Su parte salvaje, o no urbanizada porque gran parte de él tiene algo de salvaje, empieza en San Nicolás de Bujaruelo, que es hasta donde podemos llegar en coche, y viene desde el collado de Mulets. Es largo, ancho, y poco transitado. Recorrerlo hasta su comienzo puede llevar unas cuatro horas. Remontándolo se deja pronto a la izquierda el valle de Otal, poco visitado y al que se suele acudir en invierno en busca del hielo, y después el valle de Ordiso, a la izquierda también. Se alcanza el gigantesco macizo de Vignemale que queda a nuestra derecha y cuya base se atraviesa de lado a lado. Es un transcurrir en subida constante y suave, siempre a la vera del río y por un valle abierto.

 

Valle de Ara

Bajo el collado de Mulets.

 

Al llegar a su parte final, nos encontramos en una encrucijada desde la que se puede acceder a diferentes zonas, grandiosas todas ellas. Además de Bujaruelo, de donde venimos, a nuestra izquierda (Oeste) se abre el valle que conduce al collado de Brazato, desde el que podemos llegar a los baños de Panticosa. De hecho, se suele emplear esta ruta para acceder a Gaube y al Vignemale y es igualmente factible emplearla para nuestra excursión. Si desde ese mismo punto nos dirigimos al Noroeste, tomaremos un camino que remonta hasta el collado del Letrero que conduce a Bramatuero, desde donde se puede llegar también a Baños de Panticosa, además de a los Picos del Infierno, a Respumoso, al collado de Marcadau, a la Gran Facha… Pero nosotros seguiremos por nuestro valle hasta su final, al Norte. Justo antes de terminar, veremos al Norte y cerca, un pelín al Oeste, el collado de Arcatille que conduce al maravilloso valle Marcadau y al refugio Wallon.

 

Collado de Arcatille y Gran Facha al fondo. Desde collado de Mulets.

 

Y en nuestra ruta al Norte, volviéndose al final hacia el Este, se atisba el collado de Mulets que da acceso al espléndido circo y valle de Gaube, con su refugio, los imponentes murallones norte del Vignemale, los glaciares… Un espectáculo que podremos recorrer y disfrutar largamente en nuestra excursión. Nosotros, alcanzado este punto al final del valle de Ara y al pie del collado de Mulets, acampamos. Es un buen lugar con hierba y un pequeño ibón o gran charca, según se mire, de agua limpia.

 

 

De la base del collado de Mulets (2.337 m.) al collado de las Oulettes (2.612 m.), base del glaciar del Clot de la Hount (2.892 m.), Clot de la Hount (3.289 m.), Gran Vignemale (3.298 m.).

 

Clot de la Hount y Vignemale desde valle de Ara

Pique Longue y Clot de la Hount

 

Desde esta vertiente se puede ganar el collado de las Oulettes fácil y directamente. Desde él, tomaremos dirección Sur hasta la cima, continuando por la cresta fronteriza que, al principio es empinada, y después, se vuelve horizontal hasta ganar la olla en la que desemboca el glaciar del Clot de la Hount. En algún momento es necesario trepar con las manos, pero no tiene dificultad. Procuraremos ir arrimados a la cresta que asoma al precipicio en la vertiente francesa, imponente paredón en el que los pioneros abrieron grandiosas vías de escalada en los años 60, y que desembocan por donde vamos a transitar nosotros.

 

Clot de la Hount - Vignemale desde collado Mulets

 

Clot de la Hount -y Vinemale. Vertiente Norte desde Mulets

Pared Norte del Vignemale

 

Llegados a este punto, tenemos ante nosotros el murallón final del Pique Longue, al que también hay una preciosa vía de ascensión por la cresta, aunque más difícil, y del Clot de la Hont, del que debemos ganar su arista Noroeste. Para ello bordearemos el glaciar dejándolo a nuestra izquierda, y relato aquí la descripción que viene en la guía Ollivier del año 1968, itinerario nº 135 y que clasifica como de Alguna Dificultad Inferior:

“…Al principio la arista no es más que un amasijo de rocas derruidas, cortadas por fáciles resaltes. Subir directamente. En seguida que se empina ascender diagonalmente por la izq., para bordear lo más cerca posible la orilla izda. de la rama occidental del glaciar del Clot de la Hount. (Tener en cuenta que el tamaño del glaciar puede haber menguado mucho desde aquellos tiempos). Al cabo de un centenar de m. volver a seguir el filo de la arista, a la que se puede volver sin dificultad, realizando una escalada por roca desmenuzable pero fácil. En la parte superior, arriba de la canal, torcer por la dr. de pequeños centinelas erguidos, sobre roca derruida. Alcanzar directamente la cumbre del pico del Clot de la Hount, por medio de una escalada directa y fácil.”

 

Clot de la Hount y Vignemale. Croquis guía Ollivier

 

Lo ideal es disponer del croquis que viene en la guía Ollivier, que es fantástico, pero a falta de él estas reseñas nos harán dar con la vía. No tiene dificultad. Al principio un pequeño paso en el que es necesario trepar con manos y, después, nada. Echar las manos sin más. No es aérea, se hace cómodamente y sin pérdida, una vez que se ha encontrado bien su comienzo.

La guía Ollivier indica cuatro vías de ascensión desde la base del glaciar del Clot de la Hount, la nuestra, dos que suben por el glaciar para terminar, una de ellas en nuestra arista y la otra subiendo por la canal intermedia que forman las dos cumbres. La cuarta es la que accede directamente al Pique Longue por la cresta. Esta, a su vez, tiene una variante al final. La califica como de Alguna Dificultad Superior y grado III. La variante, que toma al final la izquierda en vez de la derecha (hay que bordear un diedro), asomando así al precipicio de Gaube, la clasifica de III y IV aérea y elegante. La vía que va por el centro fue ascendida por primera vez en el año 1879, ahí es nada, y las otras sobre los años 1906 y 1908.

Desde la cima del Clot de la Hount cuesta muy poco llegarse al Pique Longue si se quiere. El tiempo necesario para esta parte de la excursión pueden ser unas cuatro o cinco horas. Es perfectamente viable descender por el mismo sitio, pero puestos allá arriba, y con la tienda de campaña aguardándonos, merece mucho la pena, si se puede, descender por la vía normal al refugio de Bayssellance, hasta el refugio des Oullettes de Gaube (2.158 m.) y vuelta al collado de Mulets, al pie del cual podremos descansar. Es una vuelta larga, pero grandiosa, muy grandiosa. En este descenso pisaremos nieve con seguridad, y tal vez hielo, dado que atravesaremos el glaciar del Gran Vignemale.

Atravesar el glaciar, pasar al valle de Gaube contemplando desde todos los ángulos las imponentes paredes de la vertiente Norte del macizo del Vignemale, sus glaciares y sus couloirs para llegar a los prados a la altura del refugio des Oullettes, bien merece la pena.

 

Glot de la Hount y Vignemale. Vertiente Norte en el valle de Gaube

Vertiente Norte del macizo de Vignemale. Clot de la Hount a la dcha.

 

Nos deleitaremos contemplando el paredón, sobre cuya cúspide hemos caminado al subir por la cresta desde el collado de Oullettes ¡hace un rato estábamos allí!

 

Retorno por el collado de Mulets

 

 

Tendremos que remontar al final del día los repechos, para alcanzar el collado de Mulets, y bien pueden ser 450 m de desnivel, pero si estamos muy cansados, también podemos dormir en el refugio y dejarlo para el día siguiente.

 

 

Collado de Mulets en la vertiente de Gaube

 

Para la excursión Clot de la Hount y Vignemale por el collado de Oulettes, sigue nuestras

 

RECOMENDACIONES