ESPADAS (3.332 m) – POSETS (3.375 m) desde el collado de Eriste (2.860 m)

CRESTA ESPADAS POSETS DESDE EL COLLADO DE ERISTE

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste

Cresta Espadas Posets, y collado de Eriste (dcha)

 

Vamos a hacer la travesía de toda la cresta Espadas Posets desde el collado de Eriste. Para ello, y previamente, entraremos de Biadós (1.740 m) y acamparemos en el Ibón d´es Millas (2.353 m), excursión bella donde las haya. Y se puede hacer lo propio acampando en el Ibón de la Llardaneta (2.675 m) al otro lado del collado, en la vertiente del Ball de Grist, que nos dejará el Collado de Eriste más a mano. También podemos dormir en el Refugio Angel Orús (2.100 m) y ascender desde allí. Estas opciones tienen la ventaja de que no hay que remontar otra vez el collado de Eriste a la vuelta, dado que el descenso del Posets se realiza por esa vertiente.

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Croquis guía Ollivier

Desde la cima retornaremos al Ibón d´es Millas y a Biadós, pero si se inicia la excursión en la otra vertiente, es muy buena idea continuar la cresta desde el Posets hacia el Puerto de Chistau. Es bella y fácil, salvo un corto paso de escalada en la brecha Carrivé de unos seis u ocho metros. Es escalada, pero fácil. En sentido contrario se suele rapelar, pero también es “destrepable”. No será necesario llegar hasta el Puerto de Chistau, aunque siempre será más claro y cómodo. Tras superar los picos de los Gemelos y de los Veteranos, hay una zona que se puede atravesar con comodidad, hasta encontrarnos con el camino que sube al Posets desde Estós. Esta sería una elegante travesía integral de todas las crestas, y el descenso desde el Posets hasta el Refugio D´Estós no llevará más tiempo del que empleamos nosotros para llegar al Ibón d´es Millas.

 

Refugio de Biadós (1.740 m) – Ibón d´es Millas (2.353 m) 3 – 4 h.

 

Espadas-Posets desde collado Eriste. Vista desde ref. Biadós

 

 

Recorrer el Bal de la Ribereta es una excursión de la que se puede adivinar su belleza ya, desde el refugio de Biadós.

 

 

Cresta Espadas Postes desde collado Eriste. Ball de la Ribereta

Acampar en el ibón nos permite contemplar más de cerca esa estampa que se puede apreciar desde el refugio al mirar el murallón del Espadas. Ahora dilucidamos el borde superior de las murallas por donde deseamos transitar mañana.

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Vertiente Biadós

Muralla de El Espadas

 

Pero además, estamos debajo de los Bagueñolas y los ojos se nos escapan sin querer hasta sus paredes, buscando recorridos y rutas por donde colarnos entre sus altas crestas y cimas. ¡Buff…! ¡Muchas llamadas siento! Aquí hay mucho tajo. Si lo que tuviéramos previsto para mañana no fuera de la entidad que es, no sé yo si hubiéramos pasado de aquí.

Entrar de Biadós va a tener un par de desventajas para nuestra excursión. Mayor desnivel mañana para alcanzar el collado y tener que remontarlo a la vuelta, pero no me arrepiento de nuestra elección. Para nada.

Ibón d´es Millas (2.353 m) – Collado de Eriste (2.860 m) – Pavots (3.121 m) – Las Espadas (3.332 m) – Pico Posets (3.375 m).

 

Los tiempos necesarios para esta excursión pueden ser, 2h.30 mn. del collado de Eriste al Pavots, 2 h. del Pavots al Espadas y algo más de una hora para la cresta Espadas Posets. Total para las crestas unas seis horas.

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. En el collado, vertiente W

Collado Eriste vertiente Oeste

 

Cresta Espadas Posetes desde collado Eriste. En el collado

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. En el collado E

Collado Eriste vertiente Este

 

Una vez remontado el camino hasta el collado de Eriste en fuerte desnivel, avistamos la otra vertiente y sus mundos. Estamos a pie de vía, en la base de un mogote que hay que superar para ganar la cresta al Norte. Creo que habrá más de una posibilidad para superarlo por un lado u otro, incluso de frente, pero lo que nosotros vimos más claro, fue descender unos metros por la vertiente Este y meternos en la pared por lo que vimos más fácil. Es una subida en trepada fácil, pero algo delicada por terreno descompuesto e inestable, hasta ganar la cresta. El acceso creo que es la parte más difícil de toda la excursión. La cresta en ese tramo inicial es agreste, rocosa y se recorre a tope de la misma, lo cual conviene pues es roca descompuesta. Recorremos así tres pitones llamados de la Llardaneta, y para descender del último nosotros echamos la cuerda y rapelamos ocho o diez metros. Aunque sea “destrepable” es delicado y tiene las presas algo distantes. El terreno se suaviza en subidas y bajadas, aunque algún tramo corto pueda ser algo delicado. Llegaremos a la brecha Brulle y, aunque su aspecto impresiona, no es difícil. Bajo la brecha tomaremos al Oeste, hay un mojón, cruzando en travesía hacia la izquierda unos metros, pero no demasiados. En cuanto podamos recuperaremos la dirección al Este, directos otra vez a la cresta que podremos ganar trepando un poco por roca fácil y de mejor calidad. Hay algunos mojones por aquí. La escalada se irá convirtiendo, poco a poco, en un andar fácil hasta la cima del Diente Royo que dejamos a nuestra derecha, y que supone la salida de este tramo de crestas.

 

Cresta Espadas Posetes desde collado Eriste. Primer tramo

Collado de Eriste y Diente Royo. Primer tramo de crestas.

 

Cresta Espadas Posetes desde collado Eriste. Pitones Llardaneta

Pitones de la Llardaneta

 

La cresta que llega hasta el Pavots es sencilla y se hace andando. La cresta hasta el Espadas no tiene dificultades, aunque es larga, de echar las manos y con un potente precipicio asomando a Estós, lo que le hace ganar enteros.

 

Cresta Espadas Posetes desde collado Eriste. Biadós

Desde el Diente Royo hasta el collado anterior al Espadas, todo el terreno es transitable por lo que podremos salir de la montaña fácilmente hasta el Ibón de Llardaneta. De hecho, es una excursión fantástica iniciar la travesía en el Diente Royo, si se quiere acortar y evitar las dificultades del tramo anterior desde el collado de Eriste.

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Del Pavots al Posets

Pavots, Espadas y Posets

 

Es mas, creo que es una excursión más bonita que ascender del refugio Angel Orus por la normal al Posets. Tiene mayores alicientes.

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Entre Pavots y Espadas

 

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Espadas

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Bagueñolas al fondo

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Posets

 

Cresta Espadas Posets desde collado Eriste. Glaciar Llardana

 

Es algo más afilada y complicada la cresta Espadas Posets en su primera parte, hasta alcanzar el collado de Jean Arnaud (3.225 m), pero no es difícil. Tiene un paso de escalada de cinco o seis metros en trepada (en sentido contrario destrepe) que se puede superar por más de un sitio, y no es aéreo. Desde este collado hasta la cima es una subida fácil, y si no se desea ascender podemos iniciar el descenso desde aquí.

 

Cresta Espadas Posetes desde collado Eriste. Forau de la Neu

Cresta Espadas Posets y descenso de Posets por Forau de la Neu

 

Para el retorno, se puede descender por el camino que lleva al Refugio Ángel Orús, hasta topar a unos 2.600 m de altura con el que asciende al Collado de Eriste, o desde el collado del Diente podemos girar al Oeste y descender por la Forau de la Neu, que es un gran nevero, aunque seguramente será una hora ya más bien tardía y tendrá nieve dura. Al llegar a la zona llana de abajo la atravesaremos para girar un poco a la derecha en su final, remontando una pequeña pendiente hacia el Oeste hasta otro llanito que quedará a nuestra izquierda, y que atravesaremos asomando al final del mismo encima del Ibón de Llardaneta. Descenderemos a él en diagonal hacia la izquierda, aunque no hay camino y no es cómodo. Es más cómoda la primera opción, pero la segunda es igualmente válida, especialmente si se desciende desde el collado de Jean Arnaud.

Nos quedará finalmente, eso sí, remontar el collado de Eriste y el pronunciado descenso hasta el Ibón d´es Millas. Podremos deleitarnos al menos, mientras sufrimos el repecho, con la vista de las crestas que hemos recorrido y que desde esta vertiente tienen un aspecto salvaje.

Antes de dormir, contemplaré un rato los Bagueñolas, aunque creo que esta noche nuestros sueños transcurrirán por crestas.

 

Para la excursión cresta Espadas Posets, sigue nuestras

 

RECOMENDACIONES