Invernal LLENA DE LA GARGANTA (2.599 m) Norte desde Candanchú (1.550 m)

La Llena de la Garganta es el pico central en la cabecera del valle de Aspe y sus murallones forman el circo inicial de este, junto con la Llena del Bozo y con el Aspe. Así como el Aspe es muy frecuentado al tener buenas ascensiones desde Aísa y Candanchú, a las otras dos cimas se las visita poco. Se llega desde Sansanet (también se puede ir de Aísa) atravesando el valle de Aspe, o desde Candanchú por el camino del Bosque de las Hayas para llegar también al Valle de Aspe.  Este valle es muy bonito para subir.

 

Valle de Aspe y Llena del Bozo

 

Atraviesa un bosque de hayas y, al salir de él, remonta por camino las cascajeras hasta la chorrota del Aspe, bonita garganta que atraviesa para acceder a unos llanos, ya en el circo del Valle de Aspe.

 

Chorrota del Aspe

 

Hay que tomar dirección al collado que queda a la derecha de la cima (al Oeste), que ganaremos remontando una cascajera. Una vez en él, el ascenso a la Llena de la Garganta no es de camino bueno. Hay que sortear el mogote de la cumbre por la vertiente de Aísa y es terreno inestable en el que habrá que echar las manos. Es por ello que no es una ascensión cómoda.

 

Sin embargo, la nieve obra milagros y, cuando está en buenas condiciones, convierte terrenos incómodos y escabrosos como pedreras y cascajeras, en lugares por donde se transita maravillosamente bien. Y es por ello, que montañas como esta cobran un gran atractivo en invierno, así que la ascensión de verano mencionada a la Llena de la Garganta, bien merece la pena hacerse en invierno. Cuidado, eso sí, con el riesgo de aludes en el valle de Aspe, especialmente en su cabecera.

 

 

Llena de la Garganta, Norte invernal

Llena de la Garganta.

 

Pero estos relatos no van sobre vías normales y lo que vamos a proponer es una ascensión invernal por la muralla norte. Si tú miras esta muralla desde Loma Verde o desde cualquier punto del valle de Aspe, verás que es un murallón con una gran hendidura vertical en la parte central que divide la montaña en dos, una gran garganta o chimenea en la parte alta, que desemboca en una canal central con una goulotte por donde escupe la nieve. Se adivina que se puede uno adentrar en la pared por un nevero en la parte izquierda, que en ascensión diagonal hacia la derecha nos dejará en el centro de la pared debajo de sus murallas. Parece haber allí una canal vertical a la cima, pero de incierta dificultad. Sin embargo, mirando esta muralla desde el Pico de Aspe, se ve claramente la garganta central con muros a ambos lados, pero también se ve que, tras el muro de la derecha, el del Oeste, se esconde una pala de nieve por la que se puede ascender hasta la cima. Así pues, decidimos meternos en esa pared a vista, y con un estupendo resultado.

 

Llena de la Garganta. Norte invernal

Llena de la Garganta.

Primero, debemos llegar al pie de la montaña y podemos hacerlo por el valle de Aspe desde Sansanet (cuidado con los aludes), desde Aísa alcanzando la Brecha de Aspe y descendiendo después un poco y, como hicimos nosotros, desde Candanchú por el tubo de la Zapatilla, de ahí al final de la silla de la Tuca, y en media ladera por la parte alta de Loma Verde hasta asomar y entrar al valle de Aspe. Una muy buena opción desde Candanchú es atravesando toda Loma Verde desde la Cueva de los Ladrones. Y es una excursión muy, muy aconsejable para hacerla con esquís, también desde Aísa. Nos aportará un retorno rápido y placentero.

Vamos a acometer la pared por la izquierda (Este), dejando a la derecha la canal y la goulotte central y ascendiendo por una pala de nieve fácil, en diagonal hacia la derecha, hasta alcanzar una pequeña arista (de nieve también) a cuyo lado transcurre la canal en su parte más alta. Se puede decir que esta arista es el borde formado por la canal. Quedaremos justo encima de la goulotte y en la base de la garganta central, bajo la cima.

 

Llena de la Garganta. Norte invernal. En la cascada

Reunión sobre la cascada.

 

Aquí encontramos una cascada o muro de hielo de buen espesor de unos cinco o seis metros de alto, por lo que vienen muy bien un par de tornillos. No estaba difícil. Superado, hay un cómodo y gran rellano desde el que podemos asegurar a los demás. Siento no acordarme de qué tipo de seguro utilizamos allí, creo que lo que nos entró era una clavija corta en la pared.

 

Llena de la Garganta, Norte invernal. Pala final

Pala final.

 

Ahora acometeremos la pala final que vimos desde el Aspe. Comienza en diagonal a nuestra derecha y luego hace un giro para subir directamente hasta la cima. Es fácil con la nieve en buenas condiciones. Lo que puede variar es el final, que según la nieve puede ser un muro vertical o puede incluso tener cornisa. Esto, quizás, se pueda apreciar antes desde lejos.

 

Llena de la Garganta, Norte invernal. Desde la cima

Pala final desde la cima.

 

Llena de la Garganta, Norte invernal. Salida

Salida

 

Descenderemos por la vía normal asomando a la vertiente de Aísa, un poco hacia la derecha para ir a buscar el collado al Este. Pronto encontraremos una canal de pendiente pronunciada que suele tener hielo. Una vez superada, ya es una travesía fácil hasta el collado (2.430 m.) por el que podremos volver al valle de Aspe. Y si lo que nos esperan son los esquís, saldremos del valle de Aspe a media ladera en cinco minutos para llegar a Loma Verde, desde donde disfrutaremos de una estupenda bajada. Loma Verde está balizada por el personal de la Estación de esquí de Candanchú. Su parte media y alta es esquiable casi por cualquier sitio, pero al final tiene un paso obligado en la Cueva de los Ladrones. Balizado y con redes en el lateral. Superado, podemos continuar las balizas a media ladera hasta la silla de Tortiellas o, si la nieve está buena, podemos bajar la pala que hay debajo de la Cueva y que es fenomenal, aunque luego tengamos que subir un poco hasta alcanzar la pista de fondo.

 

Para esta excursión, te recomendamos que veas los contenidos de esta web:

 

RECOMENDACIONES  y

RECOMENDACIONES PARA MONTAÑA INVERNAL