PICO DE ASPE (2.645 m) por la arista de Los Murciélagos, arista Este

ARISTA DE LOS MURCIÉLAGOS AL ASPE, ARISTA ESTE

Pico de Aspe, arista de los Murciélagos. Tortiellas y Somport

La arista de los Murciélagos al Aspe se puede tomar de dos maneras. Una a tope de arista y buscando la dificultad, con lo que haremos una vía de escalada en toda regla con pasos de IV+ y V-.

Otra manera es evitando la dificultad, y si algo tiene la arista de los Murciélagos es que se pueden evitar todos los pasos de escalada difíciles, convirtiéndose así en una ascensión de gran ambiente, elegante, pero más asequible, de un trepar continuo con algún paso de escalda fácil, y sin la necesidad de asegurarse. Eso sí, requiere tener la capacidad de visión del terreno para encontrar lo asequible, hay que hacer un pequeño rapel, y tampoco se puede descartar del todo, que en un momento dado nos resulte necesario encordarnos.

Que la dificultad sea eludible hace que, desde el punto de vista estrictamente del escalador, la arista de los Murciélagos resulte una vía algo descafeinada, pero, si unimos a su belleza el hecho de que fue abierta en el año 1962 por Alberto Rabadá junto con tres compañeros, le otorga un gran valor añadido, y siempre será un aliciente realizar una de sus elegantes vías, aunque sea de las más fáciles. Y a quien desee emularlos íntegramente, él acometió la arista de los Murciélagos antes de llegar al collado de Aísa viniendo de Candanchú, porque era más difícil, según cuenta su compañero Manuel Ansón.

 

Pico de Aspe, arista de los Murciélagos. Bajo la arista

 

Nosotros vamos a relatar aquí el ascenso por la arista de los Murciélagos en su versión más fácil, más montañera y menos escaladora. Evidentemente no haremos la arista a tope. Llegados al collado de Aísa (ver Acceso al Paso de la Garganta de Aísa en la excursión PICO DE LA GARGANTA DE BORAU acceso ) lo primero que haremos es evitar hacer los dos primeros gendarmes llamados “dondestastú” y “dondestanestos” a tope de arista. Los aperturistas debieron de pasarlo en grande poniendo los nombres. Los evitaremos por la vertiente de Aísa, atravesando unas lajas de piedra y ascendiendo lentamente, hasta tomar una chimenea que transita paralela a la arista, pero más baja, y que nos permitirá ganar esta tras superar los dos gendarmes. Hay más de una chimenea o canal practicables.

Pico de Aspe, arista de los Murciélagos. Los Lecherines

 

Atravesamos el hombro del Aspe por su arista fácil, hasta la base del Aspe, a la que llegaremos descendiendo unos pocos metros mediante un pequeño rapel. Es “destrepable”. Desde ahí, hay escapada mediante rapel a la vertiente de Aísa. Podremos salir de la arista y volver andando al collado.

Pico de Aspe, arista de los Murciélagos. Tortiellas Bajo

 

Encaramos la pared siempre eludiendo lo difícil y, para ello, en vez de seguir la línea de la arista, tenderemos a asomarnos a la vertiente Norte.

 

Pico de Aspe, arista de los Murciélagos

Más a la derecha o más a la izquierda, siempre se encuentra paso asequible.

 

Pico de Aspe, arista de los Murciélagos. Cima

Llegada a la cima.

 

 

 

 

 

 

Para la excursión arista de los Murciélagos al Pico de Aspe, sigue nuestras

 

RECOMENDACIONES