PICO DE MARBORÉ (3.253 m) desde la Pradera de Ordesa (1.320 m) y Góriz – Descenso por Brecha de Rolando (2.807 m) y Cotatuero

PICO DE MARBORÉ

 

Se puede decir del Pico de Marboré que cualquiera de sus dos subidas normales por la vertiente Sur son, en realidad, anormales pues es una ascensión solitaria, larga, en la que te desenvuelves, gran parte a mucha altura y en un terreno aislado, pero amable y con un encanto especial, quizás provocado por la sensación de lejanía del mundo. No tiene un camino muy marcado, pero sí buen camino, porque es suficiente: hay mojones y el terreno deja adivinar allí, de una manera especial, cuál es la ruta más idónea. En esa zona de Ordesa, toda la parte alta de su vertiente Norte, hay muy poca agua. Si se plantea la excursión durmiendo en torno a la cima, y es una excelente opción con buen tiempo, puede ser útil llevar un infiernillo y un cazo para derretir nieve. Nosotros planteamos aquí ascender por Góriz, para ir después a la Brecha de Rolando y descender a Ordesa por Cotatuero. Una excursión magnífica.

 

Refugio de Góriz (2.160 m) – Pico de Marboré (3.253 m) – Brecha de Rolando (2.807 m) 5 – 6h.

 

Ascender por el camino al Lago Helado hasta la Faja Roya, en una zona plana con grandes bloques y un arroyo a unos 2.700 m. de altura, desde donde parte el camino por dicha Faja. Mantiene dirección Noroeste, para ascender suavemente hasta estar debajo del Marboré. En la parte final, se pisará nieve fácilmente aun en pleno verano. La cima es una gran explanada y disponemos de un hermoso mirador. Bajo el abismo está Gavarnie y desde su circo ascienden grandes vías de escalada prácticamente a todas partes.

 

Pico de Marboré. Vertiente de Gavarnie

Vertiente de Gavarni

 

Podemos volver del Pico Marboré otra vez por Ordesa, pero si lo hacemos por la Brecha Rolando y Cotatuero, la excursión ganará mucho. El tramo hasta la Brecha se hace fácil y tiene grandes alicientes, tan grandes como las grandes montañas junto a las que transita. El tramo de la brecha a Cotatuero no tiene camino marcado, pero se hace bien y tiene un gran encanto por su aislamiento. ¡Y qué decir del precioso camino desde las clavijas hasta el fondo del valle! Además, nos ahorraremos tener que cruzar otra vez todo el Valle de Ordesa con sus losas.

Descenderemos el mogote final de la montaña para dirigirnos al Este, por una ruta marcada con mojones y que transita bajo las numerosas cumbres que componen el circo.

 

Pico de Marboré. Cima

Mogote final y cima del Marboré.

 

Pico de Marboré

 

Pico de Marboré

Vista hacia atrás. Cima del Marboré a la izda.

Al principio, en suave ascenso hacía el borde del barranco que asoma a Gavarnie, y luego hacia los Picos de la Cascada que bordearemos dejándolos a la derecha al Norte.

 

A la vista ya el Casco del Marboré.

 

Se mantiene a buena altura, por terreno cómodo encontrando siempre un buen paso cuando parece que se complica.

 

En toda esa zona, descender demasiado supone, fácilmente, “enmarronarse”, pues es muy agreste.

 

Camino al Marboré desde la Brecha Rolando.

Brecha de Rolando (2.807 m) – Pradera de Ordesa (1.320 m)

Una vez en la Brecha, y si se dispone de otra jornada, es una muy buena opción llegarse a la cima del Taillon, que desde allí no dista mucho, para descender por su vertiente Suroeste y después al Sur en busca de las clavijas de Salarons. La parte más alta pude tener nieve dura, pero no es complicada y nos quedaremos muy cerca de los Gabietos. Descendiendo por el barranco hacia el Sur, antes de llegar a las clavijas, hay un llano con hierba buena para el vivac, e, incluso, con una cueva que nos pude servir de refugio.

 

Taillon desde el Gabieto

 

 

 

Para llegar a Cotatuero desde la Brecha hay que coger el Barranco de la Breca a nuestra derecha, algo al Suroeste (el camino a Góriz toma dirección Sureste), hasta llegar al Barranco de Cotatuero dejando el Pico del Descargador a nuestra izquierda al Este. Se atraviesa un lugar característico que nos sirve de referencia, es como un lago seco, un gran llano con roca en sus orillas (El Sumidero). En su extremo norte, hay una garganta en el que parece que suele brotar agua. Si está seco y escaláis cuatro o cinco metros (es fácil), quizás encontréis un hilo de agua suficiente para llenar la cantimplora. Se atraviesa el llano y en su extremo Sur, hay que girar un poco a la derecha, al Oeste, y descender por lo evidente un trecho para, finalmente, retomar el Sur en dirección ya a las clavijas de Cotatuero. Antes de llegar a ellas, la pendiente se vuelve horizontal y hay que atravesar un pequeño caos de rocas que se hace más fácilmente, arrimados a nuestra derecha, en la parte más cercana a la Faja de las Flores. Llegar a los prados que dan acceso a las clavijas, con su potente regacho, es un deleite.

Para la excursión al Pico del Marboré, sigue nuestras

 

RECOMENDACIONES